¿Qué es la tasa de rebote?

¿Qué significa una tasa de rebote?

Una tasa de rebote es la duración del tiempo que se utiliza para calcular en porcentaje, todas las visitas de una sola página. En otras palabras, estas son personas que abandonan su sitio web sin visitar la segunda página. Principalmente, Google Analytics no recibirá ningún desencadenante si el visitante no va más allá de la página de inicio.

No hace falta decir que el objetivo final es reducir siempre el número de tasas de rebote para optimizar las tasas de conversión de su sitio web. Normalmente, se utiliza un porcentaje de rebote para medir las visitas generales en las que una persona abandona su sitio de la la página de destino sin ningún otro compromiso.

Dicha información se utiliza como una métrica para brindarle información sobre el tipo de audiencia que atrae su sitio. Además de eso, te ilumina en qué páginas web, para ser precisos, debes renovar.

¿Por qué es necesario medir la tasa de rebote?

En particular, administrar un negocio en línea exitoso va más allá de tener un sitio web a bordo. Debe realizar ajustes precisos mediante el uso de datos precisos de herramientas potentes como Google Analytics. Para empezar, necesita ver sus tasas de conversión. Si son bajos, definitivamente sería una bandera roja.

Es bastante obvio que los bajos índices de conversión indican que los visitantes abandonan su sitio sin realizar ninguna acción. Por ejemplo, no hacen ninguna compra en absoluto. Podría decirse que esto debería dar la alarma. Tal vez el proceso de pago sea complicado o las páginas se muevan lentamente. Al mismo tiempo, las altas tasas de rebote podrían ser la razón por la que se sienta frustrado con el bajo volumen de ventas.

Y eso no es todo.

Las altas tasas de rebote podrían ser una señal de que sus páginas son de baja calidad. Si un visitante no encuentra nada atractivo, no espere que se quede. Además de eso, podría existir la posibilidad de que el tipo de audiencia que atraiga el sitio no coincida con el contenido de sus páginas web. Normalmente, su sitio web debe ser fácil de usar, por decir lo menos.

Así que aquí está cómo calcular una tasa de rebote.

Para fines ilustrativos, usemos Google Analytics para obtener una descripción clara de cómo reducir cifras exactas. A partir de este fin, se calcula un porcentaje de rebote por el número total de visitas de una página dividido por el número total de sesiones en su sitio. Tenga en cuenta que la herramienta Analytics captura todos los disparadores.

Es decir, registra todas las sesiones en las que un visitante solo hizo clic en la página de destino y la divide sobre el número total de entradas a su sitio web. Tan simple como suena.

Interpretando una métrica de tasa de rebote

Vale la pena señalar que un porcentaje de rebote puede ser erróneo si uno no sabe cómo interpretarlo. Para aclarar esta acción, debe comprender que no todos los altos índices de rebote son desagradables. Aquí hay un escenario común. Un sitio de blog completo con publicaciones muy largas puede experimentar altos índices de rebote. La mayoría de las veces, un visitante leerá el primer párrafo y abandonará el sitio.

Por lo general, las páginas de baja intención tendrán tasas de rebote altas, sin embargo, terminarán teniendo oportunidades de conversión pendientes. En el lado opuesto, si los objetivos de su negocio dependen de los visitantes que ejecutan una acción o ven más de una página, un alto porcentaje de rebote podría ser tan perjudicial para sus perspectivas de éxito. Por ejemplo, un comerciante de comercio electrónico necesita optimizar El sitio para impulsar las ventas por un margen impresionante.

Dependiendo del tipo de tráfico con el que cuente, debe colocar el comportamiento de los usuarios en la ecuación. Es ciertamente una estrategia significativa para interpretar la tasa de rebote.

Aparte de eso, el tipo de sitio web que tiene, posiblemente podría influir en el comportamiento de un visitante. ¿Que quiero decir? Supongamos que es un sitio de una sola página, la tasa de rebote puede ser mucho mayor. Y lo contrario es en realidad cierto.

Alternativamente, puede mantener un seguimiento cercano en la página de destino para tener una mejor comprensión del porcentaje de rebote. Necesita hacer un par de ajustes para satisfacer las necesidades de los visitantes. A veces es bastante molesto ver un sitio lleno de anuncios y uno que tiene imágenes de baja calidad. Además, si su sitio carece de un elaborado 'llamada a la acción' para atraer a su público objetivo, prepárese para ser golpeado por tasas de rebote extremadamente altas. Lo que parece funcionar bien, es agregar un botón de suscripción a su sitio web. Se reduce enormemente las tasas de rebote.

Hablando de la audiencia objetivo, es muy importante asegurarse de que los canales de tráfico van en la dirección correcta. Conseguir la audiencia equivocada es un factor decisivo para no alcanzar sus objetivos comerciales.

Tasa de rebote vs conversiones

Así que vamos a poner el registro en orden.

Desde el inicio, estas métricas parecen aparecer como dos variables que conducen a direcciones opuestas simultáneamente, como en, son inversamente proporcionales. Pero esto es lo más importante para cualquier laico. Piense en una tasa de rebote como un proxy que indica si sus objetivos comerciales se materializarán o no.

Técnicamente, si realiza algunos cambios en una oferta para reducir la tasa de rebote, el resultado más esperado es ver un aumento en los clientes potenciales de conversión. Aquí hay un puntero agudo.

Es prudente hacer comparaciones entre las páginas que tienen una tasa de rebote baja a las que tienen una tasa de rebote alta. De hecho, comprenderá algunos consejos de las páginas con bajas tasas de rebote.

Por otra parte, necesita mirar sus fuentes de tráfico. Dibujar una línea entre las que aumentan las tasas de rebote y las que no lo hacen, es un paquete de inicio ideal para mejorar sus conversiones.

Cómo reducir las tasas de rebote.

Lo más importante es que debe tratar con cifras precisas calculando el tiempo promedio que pasan los visitantes en su sitio. Básicamente, hay ciertas dinámicas que debe conocer antes de realizar cualquier modificación en las tasas de rebote. Si parece que su página de destino obtiene la mayoría de las conversiones que la página de su blog, eso es un signo que indica que es hora de mejorar la calidad del contenido de su sitio web.

Como se mencionó anteriormente, un sitio de blog que atrae a visitantes cuya única intención es obtener información muestra un porcentaje de rebote de 100 en Google Analytics. Esto no es necesariamente una mala tasa de rebote, debido al hecho de que la mayoría de las sesiones suelen ser visitas de una sola página.

Por esta razón, no lo calificaríamos de rebote en sí mismo, a pesar del hecho de que se trata de una visita de una sola página, ya que el objetivo principal se centra en las conversiones y no en reducir las tasas de rebote.

Aquí hay un ejemplo.

Usted puede estar preguntando. ¿Cómo conseguiré la audiencia correcta? Bueno, puedes sacar el máximo provecho de Google Trends, una herramienta que ayuda al usuario a conocer las palabras clave buscadas más populares. Por esa razón, necesita optimizar su contenido para posicionarse alto en Google. Desde un punto de vista SEO, vale la pena hacer algunos cambios en sus backlinks y estrategias de marketing.

Por ejemplo, debe estar interesado en saber si su campaña de marketing por correo electrónico genera tráfico adecuado para su sitio. De manera suficiente, debe establecer objetivos que sean prácticos y que puedan lograrse en última instancia. Al hacer intentos de observar su rendimiento, necesita incorporar sus datos históricos para hacer expectativas realistas y sensatas.

Como usted puede saber, tener varias páginas de destino, cada una con contenido cautivador, es a veces un enfoque único para reducir las tasas de rebote. Además, debe tener una página de inicio que muestre una llamada a la acción (CTA) para que los visitantes permanezcan más tiempo en su sitio. Una vez hecho esto, debe crear una meta descripción muy distintiva para los usuarios que utilizan constantemente el motor de búsqueda.

De la mejor manera posible, el contenido SEO debe estar bien organizado. Utilice las viñetas e incluya titulares de manera metódica. Tener encabezados y subtítulos hace que sea más fácil para los visitantes a navegar a través de su sitio web. Para ponerle fin a los juegos de adivinanzas, debes crear un diseño bellamente diseñado.

¿Por qué este tema?

Vale la pena señalar que un sitio web debe tener una gran capacidad de respuesta y sus páginas deben cargarse bastante rápido mediante el uso de contenido multimedia de carga automática.

¿Qué es la tasa de rebote: Conclusión?

Para resumir, es importante interpretar las tasas de rebote de una manera intuitiva. Más allá de eso, vale la pena distinguir entre una tasa de rebote buena y una mala. En un intento por realizar cálculos precisos, siempre es una buena práctica mantener un registro de todas las acciones que tienen lugar en su sitio entre bastidores.

Afortunadamente, existe Google Analytics que es lo suficientemente competente como para ayudarlo a obtener la tasa de rebote promedio. Además, puede controlar los canales de comercialización que, en particular, generan el tráfico correcto en su sitio. A la larga, puedes filtrar todas las técnicas que resultan en tasas de conversión más altas.

Es bastante obvio que en la mayoría de los escenarios, una alta tasa de rebote puede actuar como un obstáculo que impide el logro de los objetivos de su negocio, a excepción de los sitios de blogs. En general, debe tener en cuenta que las tasas de rebote tienden a medir el estado de rentabilidad de las páginas en un sitio web.

Conviértase en un experto en comercio electrónico

Ingrese su correo electrónico para iniciar la fiesta